¿CÓMO DESCUBRIR 270 LIBRAS DE FRAUDE?

Publicada en Publicada en Investigaciones
Octubre 16, 2016
Por el Detective Fernando Álvarez
DIARIO LAS AMERICAS
.
Muchos y muy variados son los tipos de estafas y fraudes que sacuden al mundo de los negocios, tanto a pequeñas, medianas como a grandes empresas, pero uno de los más costosos son, sin lugar a duda, el fraude por accidentes laborales, también conocido como falsos reclamos al seguro de compensación de empleados (en inglés, workers compensation fraud) es un tipo de fraude que cobra millones de dólares anualmente a empresas y sobre todo a compañías de seguro en todo el país.
.
La llamada me llegó de un empresario al que le habían recomendado mis servicios. “Detective, hace dos meses un empleado mío (Gonzalo, nombre cambiado) dejó de asistir al trabajo, cuando lo llamamos dijo que se había accidentado mientras trabajaba la semana anterior y que su médico le había mandado reposo. Pocos días después recibimos la notificación de que Gonzalo había iniciado un reclamo al seguro de compensación de empleados indicando que se había caído durante el trabajo en mi empresa y que los dolores de espalda y hombros no le permitían llevar una vida normal. Esto nos parecía muy extraño pues ninguno de sus compañeros de trabajo vio o supo del supuesto accidente. Las cámaras de seguridad de la empresa tampoco observaron la caída, aunque es cierto que estas no cubren todo el perímetro. Todos nuestros empleados tienen seguro de compensación para casos como éste, por tanto es el seguro quien se encargará de realizar los pagos para su recuperación médica pero ya nos informaron que posteriormente nos subirán el costo de dicho seguro. Es nuestra opinión que Gonzalo está mintiendo sobre su accidente y su situación médica. Si es un fraude nosotros queremos obtener evidencia suficiente para desenmascararlo. ¿Puede ayudarnos?”
.
“No faltaba más” le respondí, “si es un fraude lo vamos de descubrir”. Iniciamos la investigación vigilando a Gonzalo en su casa, pero este no salió en los primeros dos días. Procedimos a establecer la vigilancia simultánea en su casa y en la clínica médica donde se atendía pues obtuvimos la información sobre una cita programada con su médico. Gonzalo ingreso a la clínica poco antes de las 11.00 am pero nunca se le observó salir de su casa, lo cual demostraba que Gonzalo estaba mintiendo sobre su residencia. Al salir de la clínica Gonzalo caminaba despacio y con dificultad, avanzó una cuadra, ingreso a su vehículo y momento después partió, no sin antes dar varias vueltas en círculo como para estar seguro que nadie lo siguiera, pero nosotros ya estamos preparados para estas artimañas de los mentirosos. Lo seguimos por casi dos horas hasta una residencia en una pequeña ciudad; horas más tarde confirmamos que esta residencia era la verdadera madriguera de Gonzalo. Al día siguiente observamos a Gonzalo lavando su vehículo, lo cual incluía agacharse, doblar las rodillas, doblar la espalda, y mover mucho los hombros, todo lo contrario a lo que debería hacer una persona con los supuestos dolores que el decía que sufría. Por supuesto todo quedó grabado en video de alta definición. Tal vez con esta evidencia ya era suficiente pero un buen cazador debe tener paciencia y a nosotros no sobra. Sobre las 6.00pm Gonzalo salió de su casa en ropa deportiva, primero caminando, luego comenzó a correr como buen atleta y minutos más tarde arribó a una segunda residencia, la casa de su amigo, y en el patio de la misma ambos fueron observados levantando pesas. Todo quedó grabado en detalles, hasta el punto de que el video mostraba con claridad el máximo de 270 libras que Gonzalo levantaba en uno de sus tantos ejercicios físicos. Bingo, ahora si estábamos listos para probar el fraude de Gonzalo.
.
Una vez que completamos los reportes, videos y fotografías estas le fueron entregadas al cliente, sonrisa de por medio. Este a su vez se reunió con el representante del seguro de compensación de trabajadores y le entregó los resultados de la investigación, la cual probaba en evidencia irrefutable las mentiras de Gonzalo en su reclamo fraudulento. Pocas semanas después durante una reunión de los abogados del seguro y los abogados de Gonzalo, se presentaron las pruebas y ante la claridad de las mismas, Gonzalo no tuvo otra alternativa que retirar su reclamo e irse con la cola entre las piernas. Nuestra investigación le había ahorrado al seguro más de $50.000 y cientos de dólares a nuestro cliente en una inminente subida del costo del seguro de empleados.
.
Tenga o no tenga usted seguro de compensación para sus empleados es siempre buena idea investigar estos reclamos. Si bien muchos son reclamos justificados, existen personas que se confabulan con clínicas y abogados de dudosa reputación para defraudar al seguro. Este tipo de fraude nos afecta a todos pues mientras mayor sea el número de fraudes, mayores serán las primas de nuestros seguros. Por el bienestar de usted y su empresa, siempre verifique estos reclamos.
.
Cuídese del fraude, pero si necesita ayuda, llámenos al 866-224-1245.