EL FALSO AGENTE DE REMATE INMOBILIARIO. Miami Investigadores Privados

Publicada en Publicada en Investigaciones
 
CAZADOR DE ESTAFAS | 07 de Junio de 2016
Detective Fernando Alvarez | Drakonx Investigations
Diario Las Americas |
 .
Aunque ya he investigado y aportado pruebas en un sinnúmero de casos de estafas y he logrado prevenir muchos fraudes, aun me sigue impresionando el nivel de astucia e irrespeto de muchos estafadores. No les importa nada, ni siquiera parecen tener temor a la cárcel. Algunos realizan sus fraudes a plena luz del día y dejan sus datos personales en cada paso.
 .
Por referencia de un viejo cliente me llegó un matrimonio de otro estado con el siguiente caso: “Desde hace algunos años hemos querido vender las propiedades que tenemos en otra ciudad, cuyo valor actual es elevado y comprar varias propiedades inmobiliarias, comerciales y residenciales en esta ciudad para poder alquilarlas y dedicarnos a tiempo completo al negocio inmobiliario. Hace 4 meses visitamos una propiedad en venta a muy buen precio, aunque finalmente no nos interesó comprarla, los dueños nos pusieron en contacto con un empleado de la corte, agente de remate inmobiliario, que procesaba la venta de propiedades reposeídas por la corte con muy buenos precios. De inmediato nos pusimos en contacto con el agente y acordamos una cita ese mismo día en una de las propiedades. Benjamín (nombre cambiado) se presentó vestido de uniforme, chapa judicial en su cinturón e identificación del sistema judicial. Ese día visitamos 3 propiedades, dos apartamentos y una casa. El proceso, según nos explicó, era sencillo, la propiedad fue reposeída y su título pasó a nombre de un abogado autorizado por la corte, nosotros debíamos hacer un pago de $20.000 por cada propiedad y continuar los pagos de la hipoteca. Para cerrar el trato Benjamín y el abogado nos presentaron los documentos de propiedad que confirmaban que dichas propiedades se encontraban bajo el nombre del abogado. Debido a que las propiedades fueron reposeídas por falta de pagos, la corte solo permitía el pago en efectivo o por transferencia bancaria. Firmamos el contrato requerido en la oficina del abogado y a la semana siguiente procedimos con la transferencia de $60.000 a la cuenta del agente Benjamín. Llevamos mes y medio esperando que nos entreguen el documento de transferencia para poder tomar posesión de las propiedades y comenzar con las remodelaciones necesarias, pero Benjamín nos sigue posponiendo. Si bien al principio todo nos pareció muy correcto, ahora hemos comenzado a sospechar que las cosas no son como creímos. Necesitamos que nos ayude a aclarar esta situación”.
 .
En principio hacer un trato firmado con un abogado y un agente judicial, ambos autorizados por la corte, no suena a fraude, pero no me parece correcto el que hayan tenido que realizar una transferencia a la cuenta personal del agente judicial. Hay que investigar esto, le respondí a mis clientes desesperados.
 .
Si bien pensé que en solo unos días aclararíamos la situación y les daría buenas noticias a mis clientes para que dejaran de preocuparse, lo único que logré fue destapar una caja de pandora. El tal Benjamín no era ni fue agente judicial de la corte, sino un delincuente convicto y con tiempo de prisión por varios delitos de fraude entre los cuales incluían cargos por “organización criminal para cometer fraude”, “falsificación de firmas de documentos legales”, “falsa presentación como agente judicial” y varias demandas civiles por deudas. El supuesto abogado no era más que otro defraudador que llevaba ya algunos años cometiendo delitos menores, algunos de ellos en compañía de Benjamín. Aparte de Benjamín y del falso abogado, identificamos a otros tres individuos que formaban parte de esta otra nueva “organización criminal para cometer fraude” dirigida por Benjamín. El proceso del fraude era sencillo, Benjamín y compañía inicialmente identificaban propiedades cuyos dueños no las ocupaban y/o estaban fallando en sus pagos de hipoteca, acto seguido comenzaban un proceso denominado “Quitclaim Deed”, en español “Escritura de Renuncia”, en el cual falsificaban las firmas de los legítimos dueños para generar una transferencia a nombre del supuesto abogado. En muchos de estos fraudes los dueños reales nunca se enteraban de este trámite engañoso hasta muy tarde. Una vez con la nueva propiedad en sus manos, lograban acceso a la propiedad y buscaban compradores de gangas, casi siempre “inversionistas principiantes” a los cuales les pedían una cifra atractiva y procedían en ocasiones a realizar otra “Escritura de Renuncia” en favor de los nuevos compradores. Cuando los dueños reales se ponían al corriente, iniciaban una denuncia contra Benjamín y su falso abogado y los nuevos compradores se quedaban sin propiedad y sin su dinero. Para ese entonces ya Benjamín y compañía habían retirado el dinero y se habían esfumado. Este tipo de fraude afectaba a dos víctimas, a los dueños reales y a los compradores de gangas. La desfachatez de estos delincuentes era tan grande que no les importaba que los identificaran, aun sabiendo que estos delitos se pagan con la cárcel.
 .
Por su seguridad verifique siempre las licencias de los supuestos profesionales. Desconfié de todos hasta que se demuestre lo contrario. Si usted va a hacer un trato con una empresa o con los tribunales, asegúrese de pagarle a dicha entidad y no a la cuenta personal de un empleado. No crea que usted es inmune al fraude, pues los estafadores saben muy bien como venderle gato por liebre.
 .
Cuídese del fraude, pero si necesita ayuda, llámeme al 866-­224­-1245.